...

Ascensión al Midi D’Ossau

separador SP 9

Una ascensión al Midi D’Ossau con amigos y un momento de pánico.

El Midi D’Ossau es una de esas montañas que, por lo menos a mí, me tenían completamente encandilado, puede que por su situación, nada más pasar la frontera hacia Francia, siempre presente mientras esquías en Formigal, por su figura en forma de V, o porque pasábamos por delante cada vez que íbamos a hacer el barranco del Soussoueou, el caso es que cada vez que lo veía, pensaba que antes o después tenía que aprovechar una oportunidad para subir.

Foto del Midi D'Ossau y los lagos de Ayous

Uno de los primeros veranos, aprovechando la visita de mi hermano Marcos y Paula, su mujer, e Ibón un amigo del equipo de rugby, conseguimos montar un grupo al que se añadió en el último momento Peter, un holandés de 2 metros de altura que venía asiduamente a visitarnos a Gorgol y organizamos la tan ansiada subida al Midi.

La ascensión al Midi D’Ossau tiene una altura de 2.884 mts., y hacer la subida en el mismo día, suponen unas 8.30 hs., con lo que decidimos madrugar. Así que a eso de las 6 de la mañana, después de dejar el coche en el aparcamiento de Anéou, a 1 km de la frontera del portalet, empezamos la ascensión.

Como guía del grupo, la verdad es que estaba bastante tranquilo, llevábamos todos el material adecuado, arnés, casco, botas y una cuerda de 30 m., por si fuera necesaria, aunque confiaba en no tener que utilizarla, ya que conocía perfectamente a los integrantes el grupo y confiaba bastante es sus habilidades.

Lo único que podía preocuparme un poco fue un comentario de María, la pareja de Peter, que el día anterior, sin darle mucha importancia, me había dicho que alguna vez había visto a Peter ponerse nervioso con el tema de la altura…..

La primera parte de la ascensión es un tramo con una buena pendiente, hasta llegar al refugio y al lago de Pombie, para seguir ascendiendo hasta que llegamos al pie de la primera chimenea.

Para llegar a la cima hay que sortear 3 chimeneas, probablemente la primera sea la más complicada, debido al desgaste de la roca, en ella hay una clavija que nos ayuda en lo que es un tramo algo más técnico, las otras dos chimeneas, son menos complicadas.

Para los que no estéis familiarizados con lo que es una chimenea, básicamente sería una zona con un poco más de pendiente en la que para ascender hay que utilizar brazos y piernas, no es complicado, pero psicológicamente la altura influye y no es como ir andando de forma normal.

Una vez empezamos esta primera chimenea y viendo que todos los integrantes del grupo estaban cómodos tanto con la altura, como con la dificultad de la subida, todos nos fuimos relajando y disfrutando de las impresionantes vistas, y a eso del medio día, hacíamos cima con la consiguiente alegría que provoca coronar cualquier montaña.

Después de un buen picnic y habiendo recuperado fuerzas y disfrutado de las vistas, iniciamos el descenso.

Como podéis suponer, sobre todo en los tramos de las chimeneas, la bajada, aunque sólo sea por estar mirando hacia abajo, impresiona más que la subida. A pesar de eso las dos primeras chimeneas las pasamos sin mayores problemas y al llegar a la primera, antes de nada, pregunté si veían necesario montar un rappel para destrepar, pero la respuesta por parte de todos fue que no era necesario.

Iniciamos la bajada y todo estaba bien, hasta que a no más de 2 mts antes de apoyar el pie en el suelo para terminar el destrepe de la chimenea, observo que Peter empieza a ponerse algo nervioso, empieza a mirar para todos los lados y básicamente a dudar de sí mismo.

Es en estas situaciones, donde te das cuenta de lo frágiles que podemos llegar a ser, muchas veces sin motivo alguno. 

Todos los integrantes del grupo estaban ya con lo pies en el suelo y Peter, no necesitaba más que prácticamente bajar una pierna y dejarse aterrizar para estar “a salvo”, pero su cabeza no era capaz de hacerle entender que no había ningún problema.

Después de unos minutos tratando de tranquilizarle, mostrándole que yo mismo podía subir y bajar por encima suyo y que no tendría ningún problema, Peter sufrió un pequeño ataque de pánico y empezó a gritar ¡¡¡no puedo!!!, ¡¡¡móntame un rappel!!!.

Como guía, os puedo asegurar que no es una situación fácil de gestionar, no recuerdo exactamente que palabras utilicé para calmarle, recuerdo que tuve que utilizar toda mi capacidad de persuasión, incluso en un momento mirarle a los ojos directamente y decirle en el tono más serio y convincente de que fui capaz que no tenía mas que bajar la pierna y que según lo hiciera el suelo no le quedaba a más de un palmo de distancia.

Al final logré convencerle, todavía no sé muy bien cómo ni porqué y sin más dificultad que la de vencer el miedo, que no es poco, consiguió llegar abajo sin mayores problemas.

Cuando fue realmente consciente de la distancia que le había hecho perder los nervios, creo que le entró tal vergüenza que no sabía que decir.

Todos los allí presentes tratamos de quitarle hierro al asunto, primero porque nuestro amigo pasó un mal rato importante, y segundo porque fuimos conscientes de lo frágiles que podemos llegar a ser en un momento de duda.

Ese día yo aprendí dos cosas, como guía, aprendí que cualquier momento, por fácil que parezca, se puede convertir en un problema, el destrepe más tonto, el salto más pequeño o el rappel más insignificante se puede convertir en la mayor dificultad. 

Y como persona, aprendí lo importante que es no perder la perspectiva de las cosas para que un problema insignificante no se convierta en un obstáculo insalvable, siempre habrá alguien a tu alrededor que te mire a los ojos y te convenza de que eres capaz de superarlo.

Al final de la jornada, una vez en el coche, todo se veía de otra manera, e incluso empezamos a hacer chascarrillos y gracias sobre la anécdota, a día de hoy, todavía de vez en cuando recordamos lo que sucedió con un sonoro y contundente ¡¡¡móntame un rappel!!!.

 

Contacto

También tienes este formulario de contacto por si necesitas resolver alguna duda sobre las características de El Escondite de Biescas o por prefieres que te llame yo.

Seraphinite AcceleratorOptimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.