...

Seguir escuchando….

Solo quería despistarte un poco, a ver si después encuentras el Escondite de Biescas aquí tu texto de cabecera

trazo blanco de El Escondite de Biescas

Bueno, ya te he dicho que tú la ligas, por ser el último en llegar.

No el peor. Ni el más raro.
Ni el más simpático.

Simplemente, porque eres el último que ha llegado.

sombra verde de El Escondite de Biescas

Te pones mirando a la pared y, sin hacer trampas, cuentas hasta 50.

El juego es fácil, te voy a enseñar mi casa, pero no te voy a poner ni una foto.
Más bien te la voy a contar.

Aquí comienza la historia de
“El secreto de África”

¿Falta mucho?
Un poquito menos que hace cinco minutos hija.
Es que quiero llegar a las curvas, es lo que más me gusta.

Para un lado y para otro, para un lado y para otro.
¡Me encantan las curvas!

La pequeña África sabía que cuando llegaban las curvas significaba que ya quedaba poco para llegar. Todos los veranos acudían al menos una semana para disfrutar de la casa de su tío. Al resto de sus hermanos también les gustaba mucho, pero África tenía motivos para estar impaciente.

El coche de su padre iba recorriendo todas esas curvas y en algunas de ellas – África las conocía bien – podía verse un sendero que se adentraba en el bosque y se perdía entre la maleza.

Ya estaba atardeciendo y no le iba a quedar más remedio que esperar al día siguiente para hacer lo que llevaba tanto tiempo esperando.

Se despertaría pronto y cogería el camino que sale de detrás del pueblo y que lleva hasta la pista que sube hacia el gran monte que se alza majestuoso hacia el norte. África recordaba exactamente el lugar donde el año pasado sucedió todo.

No quería que sus hermanos mayores le acompañaran “porque son muy brutos”, decía ella. Sabía que por la mañana la dejarían tranquila porque sus hermanos eran más de ir a buscar bichos, ranas, sapos, tritones y empaparse los pies y llenárselos de barro. Si no tenían suerte, volverían a casa a por el balón y se irían a algún campo improvisado a echar unos pases y terminar discutiendo porque “eres malísimo”, “yo te he tirado todos los pases perfectos y tu a mi ninguno” o “vas tu a por ella…pero qué morro si las tirado tú!”

Seraphinite AcceleratorOptimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.